Qué estas Buscando

Aguas Río Claro: La mejor prevención líquida para nuestros niños

Aguas Río Claro: La mejor prevención líquida para nuestros niños

El agua es esencial para la vida humana. Es el principal elemento con el cual está conformado nuestro organismo. Por ello, en verano hay que poner especial atención a su consumo, ya que es crucial para una buena hidratación. En el caso de los niños, esto toma aún mayor relevancia, ya que ellos requieren más que nadie de este crucial elemento, al tener sus órganos en plena formación.

El agua es un elemento esencial para la vida humana. Sólo es cosa de entender que el cuerpo humano en su totalidad posee un setenta por ciento de ella, que además está presente también en un setenta por ciento en el cerebro, que en la sangre fluye en un ochenta por ciento y que los pulmones se componen de un noventa por ciento de este líquido. Somos prácticamente agua que fluye por todo nuestro ser. Y si ello es importante en las personas adultas, hay que imaginar el rol que cumple este vital elemento en los niños, pequeños seres que más que todos requieren una constante hidratación que limpie y mantenga sanos sus delicados organismos en desarrollo. Los niños necesitan más que nadie beber agua. Y si es purificada como la que produce Aguas Río Claro, mil veces mejor.

Es precisamente durante los meses de más calor cuando todos requerimos beber más agua. En verano, es la época que más necesitamos reponer todo el líquido que perdemos al sudar, al ir al baño, al estar tirados en la playa, cabalgando en el campo o, en el caso de los niños, simplemente jugando con sus padres o pares. Para Aguas Río Claro, los niños son el grupo etario más importante de todos. Por eso, como empresa estamos decididos a centrar nuestro trabajo en ellos, entregándoles un producto de altísima calidad, libre de sodio, de alta pureza y esencialmente sano, ideal para sus organismos en formación.

Más pequeño, más agua

Si bien el agua es crucial para la salud humana a cualquier edad, el volumen corporal de ella requerida es mayor en los bebés y niños, para ir paulatinamente disminuyendo con la edad. Por ejemplo, si pudiéramos analizar el cuerpo de un lactante, podríamos darnos cuenta que un setenta por ciento de su peso corporal es agua, mientras que en los adultos ese peso llega a no más de un cincuenta por ciento.

Esto se explica debido a que, como sus órganos están constituidos mayoritariamente de agua, ellos requieren una constante hidratación, ya que necesitan tomar un diez a quince por ciento de su peso en agua cada día, cantidad que se recupera a través de alimentos que la contienen, desde la leche a las frutas o ingiriendo directamente este líquido, ojalá si es purificado como son los productos de Aguas Río Claro.

Son los riñones de los más pequeños, los que más requieren agua. Al estar en formación, ellos necesitan más de este líquido que los adultos, ya que su capacidad renal es más limitada para manejar la carga de solutos, por ello el porcentaje de agua corporal debe ser mayor. Dentro de una alimentación saludable para los niños, el agua constituye una de las bebidas más adecuadas. Esto se puede apreciar en la nutrición de los bebés amamantados, quienes reciben la cantidad de agua necesaria a través de la leche materna, y los alimentados con leche de fórmula también.

Agua purifica, la bebida perfecta

En Aguas Río Claro sabemos que los bebés pequeños aún no tienen el mecanismo de regulación térmica bien instaurado. Por ello, su transpiración no es totalmente efectiva, por lo cual las madres deben amamantarlos más frecuentemente en verano. Al ser tan pequeños, ellos tampoco pueden expresarse pidiendo agua, por lo que lo harán a través del llanto, pataletas y todo tipo de malestares, por eso, una excelente forma de prevención es estar constantemente hidratándolos con agua purificada.

A medida que el niño va creciendo, el agua es la bebida perfecta que podemos ofrecerle para consumir entre las comidas. En Aguas Río Claro tenemos distintos formatos de agua purificada especialmente pensados en ellos.  Lejos de lo que pueda creerse, todos los estudios especializados demuestran que no ofrecer bebidas edulcoradas o refrescos con burbujas a la hora de comer, lejos de significar un beneficio, lo único que hacen es disminuir el apetito y ayudar a dañar al organismos con distintas patologías como la caries dental y posibles cuadros de elevación de la insulina, pavimentando el arribo de la diabetes. Durante las comidas, lo mejor es ofrecerles agua purificada. Más sano, imposible.

Por todas estas razones, el mejor consejo para hacer que nuestros niños crezcan sanos, es que consuman agua purificada. ¡Y si es de Aguas Río Claro, es pura salud!

Es un aporte más de Aguas Río Claro, soluciones integrales de agua purificada para el mundo.

Su pedido está actualmente vacío.