Qué estas Buscando

Aguas Río Claro: La importancia de beber agua en la tercera edad

Aguas Río Claro: La importancia de beber agua en la tercera edad

Médicos y especialistas afirman que la principal causa de deshidratación en los adultos mayores, es la falta de hábito de consumir líquido durante las comidas. Al disminuir el consumo de agua purificada, la salud de los mayores disminuye y se vuelve más proclive a potenciales enfermedades o agravamiento de las que ya poseen.

Beber agua, es vital para poder mantener una buena salud integral. Esto es válido para cualquier persona, pero toma ribetes aún mayores cuando estamos viviendo la llamada “tercera edad”. Una buena hidratación es el mejor ejercicio que podamos tener cuando los años se nos vienen encima. En el caso de los adultos mayores, un consumo permanente de agua purificada es la mejor ayuda para prevenir potenciales problemas de salud. En Aguas Río Claro sabemos que ello debe ser prioritario, ya que es muy común que su capacidad homeostática se encuentra disminuida, por lo cual resulta imprescindible en etapa de la vida un consumo más que regular.

Por nuestra experiencia en el sector, hemos podido detectar que cuando comparamos a los adultos mayores con el resto de la población, podemos percatarnos de que son más susceptibles de tener problemas asociados con los líquidos y la concentración de electrolitos, además la deshidratación en los ancianos es muy común, es por ello que resulta imprescindible para ellos el consumo de agua purificada, para lo cual Aguas Río Claro ofrece los mejores formatos de ella al mejor precio del mercado.

Deshidratación, el gran fantasma de la Tercera Edad

Si bien hidratarse es importante a toda edad, en los adultos mayores tiene más relevancia porque, con el paso de los años el cuerpo comienza a comportarse de manera distinta, generando cambios fisiológicos que impiden una correcta hidratación. Estas características, propia de las personas mayores, los predispone a mucha fragilidad y potenciales descompensaciones de sus enfermedades.

Es cosa de analizar lo que pasa en el organismo de los adultos mayores. Aguas Río Claro te cuenta qué ocurre. De partida, la cantidad de agua corporal disminuye aproximadamente un 15% (alrededor de 6 litros) entre los 20 y 80 años de edad. Con esta disminución de líquidos, el organismo se vuelve más susceptible a deshidratarse debido a constante pérdida de agua corporal. Por ello, es común ver que las personas mayores experimentan menor sensación de sed, ya que se acostumbran a este déficit, lo que conlleva a un consumo mucho menor de líquidos, poniendo aún más en peligro su salud.
Como consecuencia del envejecimiento, los riñones tienen menor capacidad para concentrar la orina, y retener agua en caso de necesidad. Al envejecer los riñones, su capacidad para excretar sodio se ve también limitada.

En Aguas Río Claro queremos alertar sobre este peligroso consumo insuficiente de líquidos en nuestros adultos mayores, ya que ello además lleva a complicaciones anexas como problemas para deglutir, movilidad reducida o desórdenes de comunicación y comprensión. La falta de consumo de agua en los ancianos, conduce asimismo a que se potencien factores relacionados con ciertas enfermedades, como son la incontinencia urinaria, la cual puede aumentar debido a las pérdidas de agua. La deshidratación puede ser también causada por una temperatura elevada del organismo o el uso de laxantes o diuréticos, comunes en los adultos mayores.

Cómo revertir la falta de agua en los adultos mayores

La prevención, es clave en este tema. Así lo creemos en Aguas Río Claro, ya que ello se basa principalmente en asegurar un consumo de líquidos adecuado al organismo de nuestros adultos mayores. Por lo mismo, educar a las personas, sus familiares y cuidadores sobre los riesgos de la deshidratación en este grupo de alto riesgo y sus consecuencias, es fundamental para la prevención de la deshidratación.

En Aguas Río Claro queremos aportar con una gota de agua a este torrente de opciones para fomentar el consumo de líquidos en las Tercera Edad.  Nada de los que aconsejemos será suficiente para cuidar la salud de nuestros abuelos. Por ello, entregamos algunas estrategias para fomentar el consumo constante de líquidos en ellos:

  1. Ofrezca líquidos a lo largo del día.
  2. Asegúrese de que los pacientes mayores tengan acceso al agua a lo largo del día (en el velador junto a la cama o al lado de la silla) con recipientes adecuados para el consumo.
  3. Hay que fomentar el consumo de agua -ojalá purificada- junto con los medicamentos que tomen los adultos mayores.
  4. Hay que ofrecerles en forma permanente sus bebidas preferidas, siempre y cuando estas no contengan alcohol, cafeína o que posean mucho sodio o azúcar.
  5. Los geriatras deben prescribir y educar a la familia, a que los ancianos consuman como mínimo 1,5 litros a 3 litros de agua en distintos períodos del día, lo que ayudará a hidratar sus cuerpos y servirá como sólida barrera a una potencial deshidratación. Eso sí, hay que programar esta ingesta de agua hasta las 20:00 horas, para evitar idas nocturnas al baño, lo que los expone a potenciales complicaciones y accidentes por desplazamiento.

Los peligros de la deshidratación en la tercera edad

La forma de reconocer la deshidratación -a cualquier edad- es, simplemente, la sensación de sed, lo que se percibe cuando ya se está deshidratado. En Aguas Río Claro queremos aportar luces que permitan identificar en nuestros abuelos, los claros síntomas de una posible deshidratación.  Una de estas señales, es -en casos extremos- la evacuación de una orina concentrada y oscura debido a que el riñón está haciendo grandes esfuerzos para seguir funcionando pese al déficit de agua que está teniendo el cuerpo.
La falta de ella en los ancianos, afecta también al sistema nervioso central, la piel, potenciando además las posibles descompensaciones de muchas enfermedades de base de estos pacientes mayores.

Tanto para los geriatras como para Aguas Río Claro, la principal causa de deshidratación es la falta del buen hábito de consumir líquido extra en conjunto con los alimentos. Sin esta buena y sana costumbre, el adulto mayor vive siempre al límite ante un evento inesperado, como puede ser una gastroenteritis, que lo deshidratará bruscamente, a diferencia de lo que ocurre en un adulto joven.

La forma más simple para obtener líquidos, está presente todos los alimentos consumidos desde el desayuno hasta la comida, los cuales no sólo aportan energía, sino que además hidratan el organismo de los adultos mayores, ya que todos tienen agua, en mayor o menor proporción. Sin embargo, lo correcto es ingerir, al menos, un litro y medio extra de agua purificada al día para mantener una buena hidratación. Para ello, Aguas Río Claro cuenta con toda una gama de distintos formatos de productos que no sólo pueden ayudar a nuestros adultos mayores, sino que son una excelente opción para preservar su salud.

Por todo esto, está más que claro que tomar agua es la clave para la salud de nuestros abuelos. Pero debe ser purificada. Aguas Río Claro recomienda contar siempre en el hogar ya sea con un sifón, botellón o dispensador, todos formatos que producimos y comercializamos y que aseguran una fuente fresca y saludable de la mejor agua purificada de la región.

Es un aporte más de Aguas Río Claro, aguas purificadas del Maule para el mundo.

Su pedido está actualmente vacío.